top of page
  • Irene S.

Evita que el calor arruine tus vinos: tres consejos para su conservación en verano


Consejos conservación verano 2023 (Producto) - GastroMadrid (1)

Durante el verano, las condiciones climáticas pueden jugar un papel importante en el cuidado y preservación adecuada del vino. Las altas temperaturas y la humedad pueden acelerar el envejecimiento del vino y alterar sus características originales. Es por eso que contar con una solución de guarda de vinos se convierte en esencial para los amantes del vino que desean disfrutar de sus botellas en las mejores condiciones posibles. Aquí te presentamos tres claves y consejos para mantener tus vinos en óptimas condiciones durante la temporada de verano.

Mantener el vino a la temperatura adecuada: el almacenamiento del vino a la temperatura correcta es fundamental para conservar su frescura y carácter. La temperatura ideal para almacenar vinos oscila entre los 14°C y los 16°C, mientras que la humedad adecuada se sitúa alrededor del 70%. Estas condiciones estables y controladas permiten que el vino envejezca de manera lenta y adecuada, desarrollando sabores y aromas profundos a lo largo del tiempo. Además, la guarda de vinos no solo beneficia a los tintos, permitiéndoles madurar de manera equilibrada y desarrollar taninos suaves y complejos, sino también a los blancos y espumosos, ya que un almacenamiento fresco y sin fluctuaciones de temperatura les permite mantener su frescura y carácter frutal.

Almacenar las botellas en la posición correcta: es esencial almacenar las botellas de vino en posición horizontal. De esta manera, el vino siempre estará en contacto con el corcho. El corcho necesita estar en contacto con el vino para mantener su posición y evitar que se deshidrate y contraiga, lo que podría hacer que se caiga dentro de la botella, dejando el vino desprotegido frente al contacto con el oxígeno. Si el oxígeno interactúa con el vino de manera no deseada, se oxidará, adquiriendo un color más oscuro y marrón, además de aromas de miel, caramelo o café, perdiendo su frescura y carácter frutal.




Evitar la luz directa: a exposición a la luz, ya sea natural o artificial, puede alterar los componentes vivos del vino, como los antocianos y los taninos, que le proporcionan su color y estructura. Optar por lugares oscuros para el almacenamiento es recomendable, ya que esto asegura que el vino no se vea afectado negativamente por la luz. Una vez que una botella de vino ha sido abierta, es importante tomar medidas adicionales para conservar su frescura. Colocar la botella en el frigorífico y taparla con el corcho puede ayudar a preservar el vino durante un corto período. Sin embargo, si se necesita conservar el vino durante más tiempo, existen sistemas simples que ayudan a mantener el vino aislado del aire y prolongar su vida. Algunos de estos sistemas incluyen el uso de bombas de vacío para eliminar el aire de la botella o la inyección de gases inocuos que expulsan el aire y evitan que el vino se oxide. Con la aplicación de estos consejos y una solución de guarda adecuada, los amantes del vino pueden disfrutar de sus botellas durante el verano manteniendo su frescura y sabor original. Conservar el vino de manera correcta es una inversión para garantizar que cada sorbo sea una experiencia inigualable. ¡Salud!

0 comentarios

Comments


bottom of page