Planazo de Pepa Muñoz: "para mí, la verdadera cocina, la que practico desde hace muchos años, es la cocina que contiene VERDAD”

Planazo de Pepa Muñoz Entrevista (Planazos GM) - GastroMadrid

01.07.21 Ángel Marqués Ávila

 

Pepa Muñoz, es una cocinera que lleva muchos años al frente de los fogones,  emprendió a trabajar en el negocio familiar cuando era una niña hasta que en 2003 se lanzó a montar su restaurante Qüenco de Pepa, junto a su pareja Mila Nieto.


En la actualidad es la presidenta de de la Federación de Asociaciones de Cocineros y Reposteros de España.


¿Qué significa para usted ser la primera mujer presidenta de Facyre?

 
Significa una gran responsabilidad, no porque sea mujer, sino por lo que conlleva. Ahora bien, ser además la primera mujer es un añadido que acentúa más, si cabe, mi motivación para hacer las cosas lo mejor posible ayudando a mi sector con empeño y entusiasmo.


En un momento de la charla me relata cómo ha llegado a este punto: "mis padres tenían un bar en la calle de Zurbano. En él pasaba más tiempo mi madre porque mi padre iba con su camión cocina a dar catering. Servimos muchos en rodajes de cine. El otro día, con Gonzalo Miró, que en la actualidad es periodista en la COPE, en el apartado del deporte, además de ser un forofo del Atlético de Madrid, recordé con él un momento curioso que me ocurrió durante el rodaje de la polémica película  "El crimen de Cuenca" en 1979. Su madre, Pilar Miró siempre comía con el equipo pero se levantaba antes y se iba a la cámara. Allí se tomaba un cafelito que mi padre me pedía que le llevara. Era muy amable conmigo. Yo tenía diez años y nunca había tenido una bicicleta. No sé cómo saldría esa conversación con ella pero cuando acabó el rodaje, Pilar pidió a producción que le regalaran una bici a la hija de Pepe. Así que mi primera bicicleta me la regaló ella".

 

Después de esta hermosa anécdota, me cuenta que "en mis momentos de descanso me gusta salir a pasear por sus calles o cualquiera de sus parques, tomar un aperitivo, por supuesto, y comer en uno de sus restaurantes. Madrid nos ofrece cosas maravillosas".


Y nos hace un recorrido, que comienza con su desayuno en Cristina Oria (José Ortega y Gasset, 29) donde preparan una tostada brutal de aguacate, granada y huevo en un pan integral.


Para el aperitivo me gusta mucho tomar el marisquito de la barra de El Pescador (José Ortega y Gasset, 75).


Para comer nos dice: "¡¡Este tema  es difícil describir!! Respondería con una opción de que  en cada uno de los restaurantes de tanto restaurador magnífico que tenemos en la ciudad de Madrid merece la pena visitar. A corto plazo quiero visitar la Tasquita de Enfrente de mi amigo Juanjo López y El Invernadero de Rodrigo de la Calle con mi familia. Y seguiría con Casa Lucio (Cava Baja, 35), porque le quiero un montón, lo están pasando muy mal sin turistas ni terraza. Después, a la hora de la merienda con las niñas muchas veces merendamos chocolate con churros en San Ginés (Pasadizo de San Ginés, 5). Para terminar el día me doy un homenaje y me voy a DSTAgE (Regueros, 8), de Diego Guerrero. La copa me la tomo en la parte de arriba del ABC Serrano (Calle Serrano, 61) donde Pedro Larumbe, actual vicepresidente conmigo en FACYRE, ha puesto una terraza de copas con vistas a Madrid y música en directo".


Esta joven pero ya experta en la cocina nos dice que le encanta hacer pescadito frito o trabajar cualquier pescado recién traído del Cantábrico. "No quiero dejar de mencionar un platazo (o al menos a mi me lo parece) que son unos huevos fritos de gallinas sueltas de campo y sus patatas de huerta fritas con mimo. Y a todos estos les añado el tomate, mi fruto favorito, el que me acompaña siempre en la cocina de El Qüenco de Pepa y el protagonista de mi huerta de Ávila. Tomates, por cierto, recuperados de semillas ancestrales. Una maravilla".


Esta chef madrileña de nacimiento, pero sevillana de adopción donde se fue a vivir recién nacida, se siente más andaluza por cultura y por educación, me declara: "para mí, la verdadera cocina, la que practico desde hace muchos años, es la cocina que contiene VERDAD. Traer producto de cercanía, que respete la sostenibilidad, que su origen sea limpio, que la temporabilidad mande en la despensa, son principios fundamentales para mí. Por otro lado, la verdadera cocina debe tener presente el aprovechamiento. No podemos seguir desperdiciando tantísimo recurso aprovechable, no deberíamos permitírnoslo".


Por último, cuénteme un planazo suyo para este verano: "¡¡¡Parar!!! Estar con mi familia sin pensar en que “mañana” tengo que estar en una reunión de trabajo. ¡¡¡Parar!!!"