Mantequilla de caviar París 1925, oro negro gastronómico

Mantequilla de caviar París 1925, la elegancia y delicadeza del oro negro gastronómico

30.05.19 Julián Acebes

 

 

El caviar está considerado mundialmente como un manjar refinado y anhelado por los más gourmets. Elegante e ideal, este producto resulta uno de los símbolos de lujo de la gastronomía tradicional más sofisticada. Ahora, más allá de las huevas de esturión, Paris 1925 presenta la mantequilla de caviar, la simbiosis perfecta y más prodigiosa para los amantes gastrónomos más hedonistas.

Siguiendo la filosofía de la marca en cuanto a fabricación sostenible, la mantequilla de caviar de París 1925 está elaborada con más de un 30% de huevas de la especie esturión Beluga (Huso-Huso) y mantequilla sin pasteurizar, con la que se busca la elegancia de las grandes mantecas francesas: esa finura láctea unida a un toque sutil salino y almendroso del caviar. En el paladar se comporta de manera delicada, suave y con notas cremosas. Se convierte así en una mantequilla salada, fina y dulce, con final a nueces de macadamia, avellanas tostadas y almendras crudas.

La cremosidad de este oro negro gastronómico resulta exquisita como aperitivo untándola en regañada o incluso como acompañamiento de conceptos más extremos, como es la panceta ibérica, donde aporta contrastes de sabor muy interesantes. Además, esta mantequilla marida a la perfección sobre cualquier pescado de un plato principal, junto a una gran manzanilla o copa de vino fino. Incluso disfrutar plenamente de sus cualidades sin acompañamiento alguno resulta primoroso.

De todas las variedades de caviar, la Beluga es la especie más cotizada, por su sabor, textura y aroma único. Esta clase de esturión, robusta, salvaje y de boca grande, puede llegar a medir hasta cuatro metros de longitud y pesar más de 1.000 kg. Sus perlas son de 3,3mm a 4mm de grosor, de textura suave, lisas y mantecosas. Su color varía de gris claro, casi transparente, a gris oscuro. Características que hacen a esta especie ideal para la elaboración de la mantequilla de caviar perfecta.

Respecto a la conservación de este manjar, Alex Patullé, sumiller experto en caviar y uno de los socios de París 1925, asegura que el producto debe conservarse en frío, pero que a la hora de ser degustado debe atemperarse previamente, exactamente igual que una gran mantequilla. De esta forma, “cuando se atempera, desestructuramos la grasa, y es así cuando percibimos todos los matices del producto”.

Lo + visto

  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Telegram - Black Circle
  • YouTube - Círculo Negro