Hotel Torre de Villademoros, elegancia rural junto al mar

Hotel Torre de Villademoros, elegancia rural junto al mar

13.11.19 Julián Acebes

 

 

El hotel Torre de Villademoros, construido aprovechando una típica casona solariega del siglo XVIII. Se halla ubicado junto a la torre medieval que le da nombre, justo en el centro de la comarca asturiana de Entrecabos, un paisaje protegido que se extiende entre los cabos Vidío y Busto. A oriente y occidente, y a una distancia de apenas diez minutos, se encuentran las pintorescas villas marineras de Cudillero y Luarca y, asimismo, el afamado río salmonero Esva Canero, cuyas espectaculares hoces, declaradas monumento natural, presentan desniveles que llegan a alcanzar los 400 metros.

El hotel ofrece una suite y diez dormitorios (varios de ellos con vistas al mar) equipados con baño, televisor y teléfono. En su diseño han optado por el riesgo: se han desechado tanto la austeridad rural como la homogeneidad de los establecimientos urbanos. Cada habitación es, por ello, una pieza única, aunque entre ellas exista un vínculo común: el vuelo estético que aflora hasta en el más ínfimo detalle.

En el jardín se alza la torre, de origen bajomedieval, que da nombre al hotel y que recientemente ha sido rehabilitada como suite. Del edificio original únicamente se conservaban en pie los muros exteriores con el remate superior parcialmente derruido. En el interior se ha llevado a cabo una construcción en la que tanto las escaleras como todos los paramentos (techos, suelos y tabiques) se han realizado en madera de castaño, mientras que los muros y huecos originales se han respetado escrupulosamente y se ha mantenido el acabado en piedra vista de mampostería. La cubierta es interior y dispone de varios lucernarios que contribuyen a la luminosidad de las estancias.


La entrada a la torre se encuentra en la primera planta, en la que se ha habilitado un dormitorio auxiliar con dos camas y un aseo con ducha, muy adecuado para un uso familiar de la suite. En la segunda planta se encuentra el dormitorio principal, un amplio espacio que se abre hacia la parte superior permitiendo la entrada de luz desde las cristaleras de la tercera planta, que es la que acoge el salón y una gran bañera construida en mármol, situada bajo un lucernario que la inunda de luz.  Desde esta estancia se accede mediante una escalera a la terraza de la azotea, donde se disfruta de una impresionante panorámica de los campos y bosques circundantes y el amplio horizonte de mar entre los cabos de Busto y Vidío.

Las huecos de la torre (entre ventanas, saeteras y matacanes suman 23) no tienen persianas ni cortinas opacas por lo que no es posible oscurecer la habitación durante el día.


El viento trae los olores del mar y desde el jardín se puede escuchar su rugido en los días de marejada. Dar un paseo hasta los acantilados es algo que siempre recomiendan a los huéspedes. Desde el jardín, cruzando los campos, se alcanza el camino que con suavidad nos conduce al mar. Quince minutos escasos caminando o cinco minutos de bicicleta es el tiempo que necesitamos para disfrutar de las hermosas vistas de los acantilados de Entrecabos, probablemente el paisaje costero mejor conservado de España.

Y allí, desde lo alto, podemos seguir alguna de las sendas que nos conducen a la orilla del mar y continuar caminando por las rocas de la costa empapándonos del aroma yodado de las algas, nadando solitarios en un día caluroso de verano u observando la activa fauna de las charcas intermareales que pulula, ajena, en su pequeño y fantástico mundo.

Hotel Torre de Villademoros

Villademoros, S/N - 33788, Cadavedo, Valdés, Asturias

Tel.: 985 645 264

torrevillademoros.com

Lo + visto

  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Telegram - Black Circle
  • YouTube - Círculo Negro