Día Internacional de la Mujer - Las 20 mejor cocineras

20 mujeres, 20 cocineras, 60 preguntas, 60 respuestas

RESTAURANTE_ARZAK_049
Begoña Rodrigo
ANDREA DOPICO
Anne_Sophie-Pic-en-Chef(c)Stephane_de_Bourgies (4)
018.Andra Mari_Zurin¦âe Garcia (2)
ÉTIMOCHEF BEGOÑA FRAIRE - 1
image1
perfilEP
RAKEL CERNICHARO
RESTAURANTE_ARZAK_049
Begoña Rodrigo
ANDREA DOPICO
Anne_Sophie-Pic-en-Chef(c)Stephane_de_Bourgies (4)
018.Andra Mari_Zurin¦âe Garcia (2)
ÉTIMOCHEF BEGOÑA FRAIRE - 1
image1
perfilEP
RAKEL CERNICHARO

28.02.18 Irene S.

 

Llegará el día, en que no sea necesario poner en valor el trabajo femenino en la gastronomía.

 

El día en el que los reconocimientos, las condiciones económicas, la conciliación, el éxito y las apariciones en las listas y tops de restaurantes y chefs, se realicen en plena igualdad para hombres y mujeres, y sean representaciones justas y reales, de los mejores profesionales, independientemente de su género.

Ese día, probablemente un artículo como este no tenga sentido.

 

Mientras ese día llega, creemos que es necesario reivindicar el papel de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, hacer reflexionar sobre su situación, sus dificultades, sus oportunidades y sus retos.  

Para plantear este interesante debate, aportamos la visión de 20 mujeres cocineras, todas diferentes, todas interesantes y todas valiosas. Nos ofrecen una perspectiva tan variada y rica como la propia diversidad, que pone en valor su impecable trabajo y ejemplo.

Grandes referentes internacionales como Carme Ruscalleda, Elena Arzak y Anne Sophie Pic, dan un paso adelante como representantes más visibles. Las acompañan 17 profesionales que cosechan éxitos cada día con su trabajo. Y un número incalculable de grandes mujeres que no salen en este artículo, pero que marcan la diferencia para lograr un futuro de plena igualdad. A todas, gracias.

Solamente planteamos 3 preguntas a nuestras entrevistadas:

A. Dinos un referente femenino gastronómico y el motivo.

B. Características que para ti definan, el trabajo femenino en la gastronomía.

C. Retos por conseguir en la lucha por la igualdad de género en la gastronomía.

Sus respuestas aparecen ordenadas alfabéticamente según su apellido: 

Han participado: Joanna Artieda, Elena Arzak, Macarena de Castro, Rakel Cernicharo , Lola Cuerda, Susi Diaz, Andrea Dopìco, Begoña Freire, Zuriñe Garcia, Pilar Idoate, Celia Jimenez, Yolanda León, Elena Lucas, Maria Jose Martinez, Pepa Muñoz, Fina Puigdevall, Begoña Rodrigo, Carme Ruscalleda, Anne Sophie Pic, Marta Yanci

Gracias a todas por participar, por vuestras respuestas sinceras y directas, por plantear nuevas reivindicaciones e interesantes debates. Os dejamos sus respuestas y os animamos a comentarlas.

Joanna Artieda (Freelance Chef)

 

A. Sin duda: mi madre. No es cocinera, pero se dedica a la hostelería. Fue la que me enseñó y me sigue transmitiendo los valores más difíciles dentro de este oficio: la constancia, la humildad, la humanidad, el cariño y el mantener siempre los pies en la tierra. Además, mi madre siendo muy jovencita y estando totalmente sola, fue capaz de sacarnos a mi hermana y a mí adelante, ella se encargaba de todo, y eso combinado con la hostelería… No es nada fácil. Eso me transmite fuerza y mucho coraje.

 

B. Perfeccionamiento, Elegancia y Pasión.

 

​C. Creo que el mayor reto al que se enfrenta una mujer dentro de la cocina es que su pareja no se sienta amenazada porque ella brille más que él, porque gane más o trabaje más. Esto requiere de mucha humildad y de mucha flexibilidad. Las mujeres han estado acostumbradas toda la vida, pero sigue siendo un gran problema para la mayoría de los hombres. Por eso, una de las claves para que la mujer tenga éxito en la cocina, es su pareja.

(Tener a mi lado a un gran hombre que entienda mi pasión y mis sacrificios sin sentirse de menos, es una de mis claves actualmente).

Otro reto por conseguir para que se pueda dar la igualdad en la cocina, es el de la igualdad en la maternidad  y la  paternidad. Estoy segura que si se reparten por igual las responsabilidades de cuidado, muchas mujeres no abandonarían su carrera profesional en la cocina o gastronomía.

Elena Arzak​ (Restaurante Arzak ***)

A. Carmen Ruscalleda, me encanta por su trayectoria, su exquisitez en la cocina y su carácter decidido.

 

B. En mi opinión, no hay diferencia de género en el trabajo en la cocina. Depende de la sensibilidad de cada persona.

Tres valores que hay que tener para destacar son: el amor por tu trabajo, la constancia y el saber escuchar a los demás.

 

​C. En mi caso,  he crecido profesionalmente en un ambiente donde no se ha hecho diferencia entre hombres y mujeres. Por un lado, la sociedad vasca siempre ha sido un matriarcado y por otro, el 75% del personal en Arzak somos mujeres. Mi abuela y mi bisabuela fueron cocineras. En mi opinión, es una cuestión de tiempo y una cuestión social que se consiga la igualdad.

Rakel Cernicharo (Restaurante Karak)

 

A. Eugenie Brazier, por su trabajo y aportación a la gastronomía, fue la primera chef en recibir tres estrellas Michelin, pero cayó en el olvido por un error de una publicación en el que reconocían a otro chef como el primero en conseguirlas.

B. No entiendo muy bien esta pregunta, podemos hablar del trabajo en la gastronomía pero no diferenciar entre masculino y femenino. El trabajo en gastronomía debe ser pasión, honestidad y esfuerzo.

C. El máximo reto es igual que en otros ámbitos de nuestra sociedad, es conseguir que cambien las personas, no el ámbito en sí.

Lola Cuerda (Casa Dani)

 

A. Mi madre y mi abuela. Sacaron adelante a familias muy numerosas con pocos recursos, alimentos muy básicos, mucha imaginación y cariño. 

 

B. La Sensibilidad, la pasión y el carácter. La lucha por hacer las cosas bien, la insistencia porque salga todo perfecto, un don natural.

 

 

C. La mujer hace un doble esfuerzo con la conciliación familiar, ha de dar el 100% y se le exige el 100% en todos los ámbitos: trabajo, familia, pareja... y eso no está valorado. Necesitamos mayor reconocimiento. ¡Que haya mas mujeres con Estrella Michelin! 

Macarena de Castro (Restaurante El Jardín *)

 

A. Carme Ruscalleda, por su arrolladora energía y positividad en el trabajo. Ella fue decisiva en mi vocación. Después de asistir a una ponencia suya en el congreso de San Sebastián, hace ya quince años, vi muy claro que quería dedicarme de lleno a la cocina.

B. El primero sería el compromiso, ya que las mujeres nos implicamos mucho en lo que hacemos y creo que nos entregamos profesionalmente. Relacionado con esto, estaría la sinceridad, que es otra de las características, la falta de impostura: cocinamos más desde el interior que de cara a la galería. Y por último, la solidaridad, en el sentido de que nos ayudamos mucho y no somos tan competitivas, en el mal sentido de este término.

C. En los últimos años, el nivel profesional de las mujeres ha subido mucho tanto en el campo de la cocina como en otros, desde ciencia o arquitectura hasta deporte, y ya puede equipararse al de los hombres. Es sólo cuestión de tiempo (y de justicia) el hecho de que se nos valore igualmente y se reconozca la calidad de nuestro trabajo.

Susi Díaz (Restaurante La Finca *)

 

 

 

A. Dominique Crenn, se trata de una chef autodidacta con un carisma increíble. Sus platos transmiten vida, color y pasión por su trabajo por lo que me parece una fuente de inspiración para todas las cocineras.

B. Es muy difícil generalizar. Lo bueno de la cocina es que cada uno expresa su personalidad y no tiene porqué ir relacionado con ser hombre o mujer. Si tuviera que mojarme diría que la cocina que hacemos las cocineras es más sutil y con un estética más cuidada. Pero por su puesto hablo de términos generales y no de una norma.

 

C. En la lista del 50 best hay dos mujeres, y la primera (Elena Arzak) aparece en el número 30. Asimismo, en España hay 195 restaurantes con estrella Michelin y en tan sólo 18 hay cocineras al frente de los fogones. Creo que aún queda muchísimo camino por recorrer y el sector está obligado a poner en valor el trabajo de las mujeres. Hay cosas que no son normales.

Andrea Dopico (Jefa de Pastelería de Restaurante Abac***)

 

A. Sin duda, sin pausa: Carme Ruscalleda. Trabajar para ella fue una experiencia inspiradora y formadora. Verla llevar su trabajo con ética, profesionalismo, y una búsqueda incesante de la armonía más allá de la perfección, sin duda marcaron la manera en que veo esta industria. Para mi Carme no es un referente femenino, es un referente, punto.

 

B. Cada mujer, como cada hombre, tiene diferentes fortalezas, al igual que debilidades. Yo podría decirte las mías, pero creo que cometeríamos un error generalizando. Para mí la igualdad está en que se celebren esas particularidades, ¡creando un equipo de cocina más versátil!

 

C. Creo que el foco siempre ha de estar en el trabajo. Inspiremos entonces a las mujeres que estudian o trabajan en cocina a ser competitivas de manera personal, buscar la perfección y excelencia de su trabajo, perseguir sus sueños. Si lo resumimos a eso, solo se trata de quien es el/la mejor profesional, nada más importa. 

Begoña Fraire (Restaurante Étimo)

 

 

A. Carme Ruscalleda, me identifico con ella porque es autodidacta y una de las primeras cocineras en poner la gastronomía femenina en lo más alto, siendo la única en tener 7 estrellas Michelin. Su cocina se basa en tradición, algo que yo valoro mucho e intento transmitir en mis platos. Siento mucho respeto hacia ella por todo lo que ha logrado. Es como yo, madre, así que doblemente orgullosa por lograr alcanzar todas las metas que se ha propuesto.

 

B. Creo que al ser tan pocas, tenemos mucho tesón, estamos continuamente dando guerra y perseverando para sacar a conocer nuestra cocina. La sensibilidad es algo que también creo que nos sale inconscientemente cuando trabajamos y la belleza a la hora de plasmar las creaciones en platos que sorprendan. Por supuesto muchos cocineros y chefs tienen estas características, pero creo que es algo que en líneas generales puede definirlo.

 

C. No creo que haya falta de igualdad en la cocina como tal, sino de equilibro cultural. Yo voy a cualquier cocina y me tratan y pagan igual que a un hombre. Lo que ocurre es que la mujer no ha podido introducirse laboralmente durante mucho tiempo debido a tener más peso y conciencia familiar. El principal reto es educar, para que a futuro se pueda conciliar la vida personal y en los trabajos estemos todos igualados en ese sentido. Poco a poco vamos dando pequeños pasos hacia esa evolución, y creo como sociedad podemos conseguirlo.

Zuriñe García (Restaurante Andra Mari *)

 

A. Como referente femenino, Carme Ruscalleda Serra, por su capacidad de trabajo, su humildad, sencillez y cercanía. Una cocina basada en la tradición y toques modernos, también centrada en productos de temporada y de su tierra.

 

B. Pasión, sacrificio, delicadeza y sensibilidad.

 

C. Conciliación laboral y familiar, alcanzar más puestos de responsabilidad dentro de una cocina,todo ésto,hablando claro del ámbito femenino.

Pilar Idoate (Restaurante Europa *)​

 

A. Como mujer preciso echar una ojeada a la historia, y la preponderancia masculina en las cocinas arranca ya desde el antiguo Egipto donde eran los cocineros hombres los que perfeccionaron las recetas domésticas femeninas adaptándolas al estilo de las cocinas cortesanas.

Lo cierto es que no tengo un único referente en la cocina sino que son muchas las mujeres en las que me he fijado e inspirado.

De aquellas cocineras tradicionales de antes, son un referente en mi cocina entre otras muchas Josepha de Santesteban con aquella cocina afrancesada y los guisos aterciopelados de  las hermanas Guerendiain del restaurante Las Pocholas de Pamplona.

Pero no sólo hay que fijarse en las grandes mujeres cocineras tradicionales, si no que hay que evolucionar y por eso también me fijo mucho en las chef actuales, que hacen una cocina de vanguardia. No voy a nombrar a nadie porque no quiero olvidarme de ninguna.

B. Creo que no tiene mucho sentido hablar del chef femenino o masculino, sino que para ser cocinero hay que tener una gran pasión y amor por la cocina y saber transmitir esas emociones que nos produce la cocina a nuestros platos.

Hay que estar abierto a conocer técnicas nuevas y cocinas de otras culturas para poder progresar,  evolucionar y ser creativo, sin olvidar nuestras raíces.

Otra característica que hay que tener independientemente del sexo es ser resolutivo y saber gestionar un equipo.

C. La cultura gastronómica española arranca y existe gracias a muchas mujeres que entre fogones tanto en sus casas como lugares populares como tabernas o casas de comidas crearon recetas para sacar partido a la materia prima para multiplicar el rendimiento de su despensa y así alimentar sobre todo a sus familias, pero en los restaurantes de alto nivel eran principalmente  los hombres quienes figuraban.

La dificultad que había antes para establecerse como cocinera, va desapareciendo y ahora muchos restaurantes están dirigidos por figuras femeninas. En las escuelas de cocina, que es el futuro de la gastronomía, hay igualdad de sexos en cantidad y calidad.

Poco a poco las mujeres nos hemos abierto el camino en la alta gastronomía y cada vez más nos estamos equiparando los hombres y las mujeres.

Celia Jimenez (Restaurante Celia Jimenez)

 

​A. Es difícil señalar a una sola persona... Fina Puigdevall, Carme Ruscalleda o Susi Díaz llevan muchos años siendo grandes referentes en el panorama gastronómico para todos los que nos dedicamos a esta profesión y sus cocinas están a un altísimo nivel.

 

B.Yo diría que tradición, esfuerzo y perseverancia. Que las mujeres han estado tradicionalmente al frente de las cocinas es algo obvio que nadie puede discutir. Incluso en el ámbito profesional, cuando la mayor parte de los bares y restaurantes eran negocios familiares y la figura del cocinero aún no tenía el reconocimiento que se le otorga hoy día, eran las mujeres las que estaban al frente de las fogones. Todo eso cambia  cuando empieza a hablarse de alta cocina, entonces aparecen muchos más nombres de hombres que de mujeres.

Partimos de la base además de que el mundo de la hostelería es duro, con unos horarios que hacen más complicada la compatibilización de la vida laboral y familiar, por los horarios y porque cuanto más trabajo tienes es en fines de semana y festivos. A eso le sumamos que cuando llega el momento de formar una familia la mujer tiene normalmente menos reparos para renunciar a su profesión y buscar otra cosa o ni buscarla, directamente quedarse en casa, algo que un hombre ni se plantea, en este sector o en cualquier otro. Ese esfuerzo es pues doble en el caso de las mujeres.

Yo he tenido la suerte de trabajar siempre con gente joven, provenientes de escuelas de hostelería donde no suele haber distinciones por género, se habla de profesionales de la cocina. Pero por desgracia, todavía la mujer tiene que demostrar mucho más que un hombre para alcanzar un puesto de relevancia, por eso constancia y perseverancia son requisitos indispensables para poder hacerse un hueco en este mundillo.

 

C. La cocina y la gastronomía están de moda. Hoy en día los cocineros son personas mediáticas que aparecen constantemente en revistas y programas de televisión, y aunque en ocasiones esto puede llevar a equívocos al respecto de lo que esta profesión significa, debemos aprovechar esta oportunidad para dar mucha más visibilidad y reconocer la labor que las mujeres están haciendo por nuestra gastronomía. Hace unos años tuve la oportunidad de participar en la organización del congreso Mujer Gastronómica que se llevó a cabo en Córdoba y para este año estamos trabajando en un proyecto del que aún no puedo dar muchos detalles pero con el que se pretende poner a la gastronomía bajo la óptica de la mujer. No creo que se trate de hacer distinciones, pero sí de dar de voz a las mujeres y su perspectiva del sector. Es indudable que hay mucho que hacer y debemos aprovechar las nuevas oportunidades que se nos brindan.

Yolanda León (Restaurante Cocinandos *)

A. Tengo muchos: Aizpea del Xarma, Beatiz Sotelo  de La Estación,  Elena  Arzak, Marcarena del Restaurante el Jardín... Pero quizás sea Carmen Ruscalleda, porque me siento identificada con ella, como vive la cocina, su vida, su pasión, su forma de cocinar, su filosofía. Es autodidacta, ni tan siquiera ha hecho prácticas en otras casas. Ella lee, observa, prueba, experimenta e interpreta a su manera; hace una nueva lectura de la cocina ya conocida, pero siempre respetando los alimentos y sus temporadas. Sus platos, verdaderas mezclas de aromas, sabores, texturas y color, le han hecho acreedora de tres prestigiosas estrellas Michelin, que la han convertido en la primera chef española en conseguirlas. Me encanta como es desde siempre, y me encantaría poder trabajar junta a ella una temporada.

​B. El trabajo femenino en la gastronomía es el mismo que el masculino, ya estamos, no tenemos una forma diferente de cocinar, de emplatar...... Lo que sucede es que la mujer ha sido siempre la que se ha encargado de la cocina de los hogares, mientras el hombre hacía el trabajo físico, han sido las cuidadoras y transmisoras del recetario,  y los hombres, los que han dado la cara al frente de los restaurantes, la imagen...

 

C. Que la mujer participe al 50 % al igual que los hombres en congresos de gastronomía, concursos, en cocinas... Que se equiparen los salarios en la cocina.

Elena Lucas (Restaurante La Lobita *)

 

A. Siempre he mirado y admirado lo que han hecho otros compañeros y compañeras en sus casas (creo que como muchos), por lo que los referentes son muchos y variados, pero la verdad es que desde el principio me fijé en el trabajo de Carme Ruscalleda y su finura de cocina, y últimamente he seguido a otras cocineras del producto de proximidad (quizá un poco como mi caso) como es Fina Puigdelvall. Pero mi gran referente femenino podría considerar a mí madre, de la que he aprendido mucho, sigo aprendiendo y aprendemos mutuamente....

 

B. El trabajo femenino no está definido de por sí, depende más de la personalidad de cada uno. Y es lo primero que hay que desterrar: el preguntar por cocina masculina y femenina.  

Quizá sí que sea verdad que nosotras somos, o hemos sido,  más sensibles en la línea de pensar en determinados platos y en su montaje: más livianas, líneas más suaves... y también nos acordamos algo más de la cocina de la abuela, de sus guisos, sus sabores (quizá debido a que muchas estábamos ayudando desde pequeñas en la cocina...).

 

C. La verdad es que mi generación no ha vivido esa desigualdad en las cocinas de antaño, ya que ya se ha avanzado mucho: cada vez hay más mujeres en la cocina, en las escuelas de Hostelería, en concursos... cada vez somos más las cocineras que somos más visibles por diferentes méritos, etc..., y ese es el camino: el trabajo y el tesón llevan a una recompensa futura, estoy segura. 

Pero vuelvo a lo de antes, lo mejor incluso es no plantearnos esta pregunta-debate, ya que alimenta más esa separación.

María José Martínez (Restaurante Lienzo)

 

A. Eugènie Brazier, fue la primera mujer en obtener 3 estrellas Michellin, Paul bocuse fue su pinche de cocina en 1946. Una mujer humilde que consiguió llegar a lo más alto y crear escuela, entre sus contribuciones a la cocina están Quenelles de lucio y Puolarda demiuil.

 

B. Talento, valentía y constancia.

 

C. Creo que el reto está en la sociedad, hay que cambiar ese pensamiento rancio/clásico.

Todavía hay hombres que piensan que las mujeres están bien en la cocina...de su casa. Que el nivel de la cocina profesional no está hecho para mujeres. Nos consideran débiles. 

Desde que estoy en Lienzo me habrán preguntado mil veces cuando voy a tener hijos y después de esa pregunta viene la frase de claro porque cuando tengas hijos tendrás que dejar esto. Sinceramente no entiendo este absurdo . Y todo esto tiene que cambiar desde la raíz, desde lo más profundo de la sociedad. 

Y sobre todo lo que tenemos que entender nosotras es que hay que hacer piña. SORORIDAD!!!

Pepa Muñoz (Restaurante Qüenco de Pepa)

 

A. Para mí un referente gastronómico femenino es Isabel Maestre. ¿Por qué?: Por su cercanía con el cliente, por su preocupación y ocupación directa y absolutamente personalizada, por su tesón y manera de impregnar a sus hijas con su profesionalidad, saber hacer y ética profesional.

B. Elegancia, constancia y cariño “del auténtico”.

C. Todos... la gastronomía se sigue valorando en masculino a pesar del empeño y los tres factores citados anteriormente por parte de las mujeres que nos dedicamos a esto desde niñas.

Conseguir que se fijen en nosotras, no por ser mujeres, sino por la calidad de nuestro trabajo, sería, más que un reto, una acción justa y que estoy segura caerá por su propio peso.

La mujer, tanto en este sector como en otros, por desgracia, a pesar de estar en el siglo XXI, sigue teniendo que demostrar más y con más esfuerzo que el hombre para conseguir los mismos fines.

Personalmente, me siento muy querida y respetada por mis colegas cocineros.

Fina Puigdevall (Restaurante Les Cols **)

 

A. Carme Ruscalleda por su trayectoria.


B. Constancia, confianza, intuición.


C. El reto es conseguir que no sea necesario celebrar un "día de la mujer", eso significaría que la igualdad es una realidad.

Begoña Rodrigo (Restaurante La Salita)

A. Dominique Creen, me gusta su vitalidad, su historia y su forma de entender la cocina. 

 

B. Creo que la cocina no es una cuestión de géneros, evidentemente además de ser un trabajo basado en disciplina, constancia y muchísima vocación, es un trabajo de desgaste físico brutal, pero honestamente no creo hombres y mujeres cocinen de forma diferente.

El trabajo en cocina por tanto es disciplinado, constante y vocacional. 

Creo en la gastronomía como en cualquier otro ámbito, las mujeres debemos dejar de poner de manifiesto todos los problemas, y pasar directamente a la acción.

Proponer las soluciones y dar el gran salto, aspirar a lo más alto.

C. Hace 20 años ser cocinera no era el objetivo de ninguna joven, todas queríamos ser ingenieras, médicas... Por lo que hay unas generaciones perdidas, pero creo que actualmente y con la profesionalización de la gastronomía, vamos a ver que la paridad va a ir apareciendo. Las mujeres conquistarán la cocina, es sólo cuestión de tiempo. 

Carme Ruscalleda (Restaurante Sant Pau ***)

 

A. ​España tiene dos importantes referentes femeninos, las hermanas Reixac, Paquita y Lolita. Desde 1952 al frente del Restaurante Hispania en Arenys de Mar. Un establecimiento que ofrece una cocina de gran calidad, un servicio impecable, en un espacio bello y confortable. Son ellas dos referentes del trabajo gastronómico femenino, en colaboración con el equipo humano de la casa y la familia.

 

B. Creo que en general, el perfil femenino en la gastronomía es :

  • Empatía y respeto  por la naturaleza.

  • Protección y evolución de los valores culturales y patrimoniales.

  • Respeto y empatía con la compañía que la contrata, con el staff y con el cliente.

Generalmente la mujer analiza profundamente lo que comporta dedicarse a la gastronomía, por lo tanto, cuando decide sumarse a la profesión, lo hace con pasión, entrega, creatividad, y organización profesional y familiar.

 

C. Actualmente podemos observar como en las escuelas de hostelería hay muchas jóvenes que libremente has elegido esta profesión. El reto tanto para ellas, (como para ellos) es  poder trabajar con un staff en sintonía con su filosofía culinaria,  y además tener a su lado una familia bien organizada, que resista unos horarios duros y complicados.

Anne Sophie Pic (Anne-Sophie Pic, le restaurant ***)

A. Nadia Santini. Realmente adoro a esta mujer porque es muy talentosa y humilde. Su historia es muy similar a la mía: ella es una chef de tres estrellas Michelin, y tiene que encontrar un nuevo equilibrio entre la tradición y la innovación.

 

B. Creo que las mujeres viven plenamente sus compromisos, muestran tenacidad, resistencia, concentración ... ¡pero también sensibilidad y humildad!

Yo defiendo la diversidad en la cocina porque la complementariedad hombre/mujer trae una atmósfera serena y pacífica.

 

C. Creo que las mujeres tienen que atreverse más y los hombres ¡deben abrir sus mentes y considerarlas como iguales! Ambos tienen que dar un paso el uno hacia el otro.

Marta Yanci (Marta's Kitchen)

A. Un referente femenino es Karen Keygnaert. Cocinera belga que quizás se hizo más conocida por renunciar a su estrella Michelin. Pero más fundamentalmente es una persona que cocina porque le gusta, al margen de las convenciones y de todo el circo que se genera alrededor.

 

B. Me parece muy difícil elegir características que las mujeres cocineras tengamos y los hombres no. Francamente, si bien es para mi evidente que hombres y mujeres no somos iguales en muchas cosas, es difícil decir algo como "las mujeres somos organizadas, o mas sensibles..." Hay muchísimos hombres cocineros que son extremadamente sensibles u organizados...Y lo mismo vale para el resto de cualidades que se os puedan ocurrir.

 

C. Indudablemente, aunque cada vez se ven mas padres que realmente cumplen con su rol de padres, o incluso conozco varios casos en que son las madres las que trabajan y los padres los que se quedan en casa, es cierto que en la mayoria de casos seguimos siendo nosotras las que asumimos el mayor peso de la casa y la familia. La gastronomia es un sector que exige muchisimas horas de trabajo al dia, y es a menudo dificil compaginarlo con una vida familiar. Pienso que este es el principal reto, y uno dificil de superar. Y pienso que por esto tambien hay pocas mujeres aun en gastronomia.

Lo + visto

  • Twitter - Black Circle
  • Instagram - Black Circle
  • Telegram - Black Circle
  • YouTube - Círculo Negro