MF_ Propuesta gastronómica

La propuesta más madura y evolucionada de Mamá Framboise inaugura local en la calle gastronómica Jorge Juan

  • Por primera vez, el chef pastelero Alejandro Montes, crea una propuesta completa de comidas y cenas que se suman a los desayunos y meriendas.
  • Después de muchos ensayos y primeras tomas de contacto en los mercados gastronómicos, la carta se renueva por completo. Se incluyen así platos como Tequeños, Burrata fresca con tomates aliñados Hummus, entre otras novedades.
  • A la parte dulce se suman propuestas saladas: Un menú Bistrot de lunes a viernes que cambia cada semana con una carta para disfrutar de las comidas y cenas todos los días, incluido el fin de semana.
  • El espacio seleccionado para este nuevo concepto y etapa gastronómica de Alejandro Montes, ha sido la calle Jorge Juan 21.

 

Mamá Framboise inaugura un nuevo local en Madrid y lo hace en una de las calles más gastronómicas de la capital, la calle Jorge Juan, donde se concentran un buen número restaurantes en pleno barrio de Salamanca. El nuevo Mamá Framboise se sumaría a los siete establecimientos con los que cuenta MF en Madrid. (Fernando VI, Platea, Mercado de la Paz, Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas T1, Mercado de Alcobendas, Mercado de San Antón y Only You Hotel Atocha).

En esta ocasión, el chef Alejandro Montes aprovecha también para inaugurar su nuevo concepto de establecimiento pâtisserie-bistrot en el que es posible contar con las dulces creaciones MF junto con otras nuevas propuestas de salados a las que también se incorporan nuevos platos y la posibilidad de tener un Menú del día de 15,95€ y un Menú Premium de 19,95€.

 

Nuevos platos con materias primas de alta calidad y distintas propuestas healthy

El nuevo espacio MF incluye en su carta nuevos platos con materias primas de alta calidad y varias opciones healthy,  con el sello del chef Alejandro Montes.

Encontramos así, propuestas como el Hummus, los Tequeños,  entre otras opciones, pensadas como tentempié ligero o para comer o cenar. Destacan también la Coca de pan cristal con ratatouille de verduras y hortalizas y foie fresco caramelizado al Pedro XiménezBurrata fresca con tomates aliñados, la ensalada de quinoa, crema de espinacas, el bacalao confitado, el secreto ibérico o bien opciones rápidas como las QuichesFocaccia, un plato con jamón ibérico de bellota o un Pincho de tortilla junto con el Croissant de Jamón y Queso calientes o Bocadillos de Brie, con queso de Raclette, salmón o  pavo, entre otros.

 

Fusión vintage con sello propio: Campiña e industrial

Junto a su carta renovada, el espacio también cambia y lo hace con una decoración de influencia francesa asociada a su primer local en la calle Alfonso VI, pero al mismo tiempo industrial como se aprecia en su segunda apertura en MF Platea. Por ello, se puede hablar de una evolución y maduración del proyecto y la esencia de Mamá Framboise.

El cobre destaca por encima en este nuevo espacio, decorado con elementos recogidos a partir de los viajes del chef y que hacen referencia a algunos de los clásicos de la literatura preferidos del chef, muy implicado en la puesta en escena, como La vuelta al mundo en 80 díasRatatouilleAlicia en el País de las Maravillas…

Con todo ellos, se pretende crear un ambiente cálido en el que el público que acude a Mamá Framboise pueda tener una agradable experiencia no solo a nivel gastronómico sino también en un lugar confortable y que invite a quedarse y disfrutar de la esencia y gastronomía de Mamá Framboise.

 

La esencia dulce de Mamá Framboise se acompaña por tés de alta calidad y zumos realizados al momento

El nuevo espacio también destaca por la parte de Pâtisserie que define a Mamá Framboise by Alejandro Montes. A su propuesta habitual incorpora postres “healthy” con menos grasa y azúcares, una tendencia que sin duda se trasladará a la nuevas cartas MF. Junto a estas opciones encontraremos los dulces de siempre  como el  Croissant pur beurre, el Bizcocho de la Abuela, el Bretzel de arándanos, la Tarte au citron, el Brioche Nanterre y las tartaletas Carrot Cake o sus afamados Macarons, entre otros.

Todas estas propuestas pueden ir acompañadas por una carta de bebidas con una selección de Tés Premium, con especialidades como el Oolong oriental Beauty, uno de los favoritos de la Casa Real Británica o el Té verde Matcha, auténtico té japonés de uso ceremonial, entre otras variedades destacadas. Todos ellos como tés para disfrutar en caliente y también con opción de otros tés también muy aromáticos para degustar como Té Helado.

Junto a estas opciones, y en línea con el nuevo concepto MF se incluyen por primera vez zumos naranja y de frutas y verduras de temporada realizados al momento.

Con ello Mamá Framboise quiere atender así a la nueva demanda de sus clientes con materias primas de alta calidad y con un nuevo diseño de platos sanos.

 

La carta de bebidas ofrece grandes opciones con marcas Premium

Mamá Framboise Jorge Juan, es un lugar en el que es posible tomar una copa de vino o cervezas para acompañar al menú o al plato que elijamos durante nuestra estancia en el local, entre otras opciones.

Junto a todo ello, también es posible disfrutar con varias opciones de Gin Tonics, todos ellos elaborados con ginebras Premium además de una selección de rones, whiskys e incluso tomar champagnes como Moët Chandon o Veuve Clicquot en una apuesta por ofrecer las mejores marcas.

 

Dónde? – En la calle Jorge Juan, 21
Teléfono – (913914364)
Horarios:

  • L-J (9-22h)
  • V-S (10-22h)
  • Domingos y festivos (10-21h)

 

Puntos de venta Mamá Framboise:

  • Mamá Framboise Calle de Fernando VI, 23, 28004 Madrid
  • Mamá Framboise Platea Calle Goya 5, 28001 Madrid
  • Mamá Framboise en el Mercado de la Paz Calle de Ayala, 28, 28001 Madrid
  • Mamá Framboise Aeropuerto Adolfo Suárez T1, Barajas, Madrid
  • Mamá Framboise en el Mercado de Alcobendas, Carretera de Burgos A-1, Km. 14.500,
    28108 Alcobendas, Madrid
  • Mamá Framboise en el Mercado de San Antón, Calle de Augusto Figueroa, 24B, 28004
    Madrid
  • Mamá Framboise en el Only You Hotel Atocha, Paseo de la Infanta Isabel, 13, 28014
    Madrid

 

La carta de Alejandro Montes

“Mi nombre es Alejandro Montes Suárez. Desde que tuve uso de razón me sentí atraído profundamente
por la gastronomía. Como en muchos casos, mi familia es muy rica gastronómicamente hablando. Las
tardes interminables en la cocina con mi madre Marta y mi abuela Luisa despertaron en mí un sentimiento
especial hacia la comida, su elaboración y especialmente por los dulces.

Con apenas seis años ya me quedaba en una pastelería, Venecia, en Sama de Langreo, Asturias, mi tierra
natal. Mis padres trabajaban y me dejaban al cargo de Ma. Aurors y J. Ángel. Allí formé mi primer
croissant. El olor de la bollería cociéndose y ver la vitrina de pasteles rebosante a primera hora de la
mañana quedaron grabados en mí.

Cuando llegó el momento de decidir a qué me dedicaría en la vida, yo lo tenía muy claro: quería ser
pastelero. Es lo único que encendía una chispa dentro de mí. Pastelero porque me gustaban los dulces y
porque siempre me ha gustado el arte, las manualidades. Era la profesión perfecta: gastronomía dulce y
arte. Tras pasar por muchos obradores, tras pasar horas y horas, días y días, sacrificio y dureza comencé
a considerar que era pastelero y desde entonces, he trabajado para reforzar esa afirmación”.

Alejandro Montes

 

Su trayectoria

Alejandro Montes finalizó sus estudios y con apenas 18 años dejó su casa con dirección a Barcelona con
un firme propósito: hacerse chef pastelero. En ese recorrido y tras pasar por muchos obradores,
comprendió lo que significaba la profesión: trabajo duro y arte efímero.

Su instinto inconformista le hizo presentarse y a ganar certámenes como el Título de Mejor Pastelero
Joven de España (CANJOP) en el 2006; Mejor Maestro Chocolatero de España en el Trofeu Lluís Santapau
(MMACE) en el 2007 y Campeón de Europa de Pastelería (Open de France des Desserts) en 2010.

El chef pastelero viaja a diferentes países para conocer su gastronomía, la influencia que la tradición ha
ejercido en la misma y el futuro que le depara teniendo en cuenta las necesidades y los gustos de la
sociedad de hoy. Francia es un referente para el maestro pastelero. De Francia recupera el buen hacer de
la profesión, y sobre todo, la tradición de la merienda. Como él mismo dice, ‘En España ya no dedicamos
tiempo a un buen desayuno o a la reconfortante merienda’. Esa costumbre establecida en Francia es uno
de los principios que ha recogido y transportado a su concepto de alta pastelería.

FacebookTwitterGoogle+WordPress

Deja un comentario